inicio
encabezado-fino

SECCIONES

Martes, 10 Mayo 2016 08:26

Polifonik Sound

Escrito por

¿Sabes cuando no conoces a una persona pero ya te cae bien?, ¿o cuando sabes que algo te va a gustar aún sin haberlo probado? Pues eso es precisamente lo que nos pasa a nosotros con el Polifonik Sound. Es tanto lo bueno y bonito que nos ha llegado sobre el festival de Barbastro que sabemos de antemano que estrenarnos este 2016 será nuestra ruina. Nuestra ruina porque, a partir de ahora, ya no podremos dejar de ir, claro.

Sea como sea, la fecha de este Polifonik Sound 2016 (24 y 25 de junio) lleva un año marcada en rojo en el calendario. Y es que hartos de verbenas multitudinarias con música hortera, gente pasada de vuelta y niños dando por saco petardito aquí, petardito allá… ¿A quién no le apetece pasar un San Juan rodeado de amigos, cerveza y buena música? Pues eso, precisamente, es lo que nos ofrece el Polifonik Sound.

Para empezar, la música este año correrá a cargo de algunas de las bandas más destacadas de la escena nacional: L.A., Miss Caffeina, Mucho o Egon Soda. Sin olvidarnos, claro, de los cabeza de cartel: Izal. Además, los irlandeses Delorentos también estarán presentando sus canciones la noche del viernes.

Aunque los horarios están todavía pendientes de confirmar, a continuación os detallamos qué artistas actuarán cada día en el festival.

VIERNES 24 DE JUNIO

Izal

Delorentos

ELyELLA DJ’s

Grises

Mucho

SÁBADO 25 D JUNIO

L.A.

Miss Caffeina

Eme DJ

Cycle

Egon Soda

Sexy Zebras

Los Bengala

My Expansive Awareness

Pianet

Mechanismo

Los conciertos del Recinto Ferial comenzarán a las 19:00 h. y finalizarán a las 5:30 h. Pronto, sabremos con más detalle a quién corresponderá cada franja horaria.

Pero esto no es todo, y es que hace unos días la organización del Polifonik Sound soltaba la siguiente bomba en su web y redes sociales: la Plaza Sur del Museo Diocesano de Barbastro volverá a ser el epicentro del Polifonik Sound.

El sábado, 25 de junio desde las 13:00 horas, el Escenario Museo se proyecta para ser el “meeting poing” de todo el público polifóniko y ofrecer un espacio gastronómico y musical maridado con nuestros mejores vinos. Como novedad, este año, PolifoniK Sound quiere que la música de medio día la pongáis vosotros…

PolifoniK Sound siempre ha sido un festival especial y este año le damos una vuelta más de tuerca con la PolifoniK Sound Dj Party!, una fiesta que busca al mejor Dj entre todos vosotros.

Toda fiesta que se precie tiene que cumplir su principal premisa… ¡que sea a lo grande! ¿Qué queremos decir? No va a ganar quién tenga una técnica más depurada, quien maneje el pitch con mayor soltura… va a ganar quien haga que los asistentes se vuelvan absolutamente locos, que bailen y salten como si no hubiera un mañana. Queremos que desates la locura entre los asistentes, desgastes sus zapatillas y los hagas sudar de emoción (y calor asegurado); solo así serás el ganador.”

Para todo aquel que se anime a aprovechar sus 15 min. de gloria, tenéis las bases del concurso en la web del festival: www.polifoniksound.com


Las entradas puedes encontrarlas a través de la plataforma Ticketea, Ticketbell, Wegow, o Entradasatualcance. Además, también están disponibles en todas las oficinas de Correos.

PRECIOS

ABONO 2 DIAS - 29€ (+ gastos de gestión)

ENTRADA DE DÍA - 18€ (+ gastos de gestión)

Como novedad, este año además, el festival ha sacado su propia App con la que estar al día de las últimas noticias, la información de los artistas, horarios y escenarios de los conciertos, etc.

Descárgala en Google Play o en iTunes.

Lo dicho, nosotros este año no pensamos perdernos el Polifonik Sound. Y tú, ¿te vienes?

Por Bitta, @SorBittadelimon

Lunes, 09 Mayo 2016 10:32

Territorios Sevilla

Escrito por

La decimonovena edición del Territorios Sevilla volverá a la cartuja los días 20 y 21 de Mayo, con un cartel que sigue su espíritu ecléctico con propuestas que convencen al público indie, a la escena rap y a los amantes de la electrónica.

Con el doble de artistas que la pasada edición y con un escenario más,haciendo un total de tres: Escenario Cruzcampo, Escenario Cadena Ser y Escenario Radiópolis el mítico festival sevillano se cierra con la banda británica de rock The Wombats como cabeza de cartel del Viernes y con el grupo de electrónica alternativa Crystal Castles. A nivel internacional Territorios también contará con la presencia de The Horrors y peter bjorn and john entre otros.

A nivel nacional el territorios contará con las bandas más famosas del indie patrio, Izal; y con bandas punteras como Los Corizonas, Sex Museum o el catalán The New Raemon, además de los MC Iván Nieto y C.Terrible dos de los platos fuertes para la movida rap.

Como iniciativa para dar voz al panorama musical sevillano, el cartel del Territorios se completará con la banda local ganadora del Cartuja Sound.

Una de las fechas imprescindibles en la agenda sevillana y peregrinación obligatoria para el melómano. El abono de los dos días se encuentra a 40 euros en la página del festival y 25 por día

.

 

Por Aurora Baéz Boza

Viernes, 06 Mayo 2016 09:43

Se acerca el momento de AC/DC en Sevilla

Escrito por

Tras los cambios de última hora y polémicas aparte, parece que la llegada de AC/DC a la ciudad es inminente. Será el próximo martes 10 de mayo cuando la gira “Rock or Bust” despliegue su puesta en escena en el Estadio de La Cartuja de Sevilla. Una oportunidad inmejorable de asistir al show de una de las bandas de rock más influyentes de la historia.

Los australianos de origen escocés se presentan, como ya es manifiesto, sin su cantante original, Brian Johnson, debido a sus problemas auditivos. El elegido para ocupar su lugar ha sido, ni más ni menos, que Axl Rose, líder de Guns N’Roses. Sin embargo, la modificación ha disgustado a una parte de los que adquirieron la entrada cuando el concierto se hizo público, llegando incluso a reclamar su devolución.

Lo cierto es que, al margen de la controversia, AX/DC –término coloquial con el que ha sido rebautizada- será con toda probabilidad un auténtico espectáculo. Gracias, en parte, a que no faltará otro de los pilares del grupo, Angus Young, ataviado con su sempiterno uniforme colegial. La banda no pisaba la capital hispalense desde 2010, cuando abarrotaron las mismas instalaciones.

Hasta doce conciertos ofrecerá la formación en Europa poniendo de largo su decimosexto trabajo, homónimo a la gira, y que salió al mercado en 2014. Aún quedan algunas entradas a la venta de las 60.000 localidades que ofrece el Estadio y pueden adquirirse a través de la web de Ticketmaster y los canales de venta autorizados. Tyler Bryant & The Shakedown, artista invitado, calentará motores a partir de las 20.15 y hasta las 21.30, hora en la que los protagonistas comenzarán la función. Preparen sus mejores cuernos porque los viejos rockeros prometen un directo de alto voltaje.

 

 

Por Elena Gato

Pasajero es una de esas bandas que, con tan sólo dos discos, se ha ganado a pulso jugar en primera división. Por eso nos extraña que en la despedida de su último disco, “Parque de atracciones” (Ernie, 2015), la sala Sidecar de Barcelona luciera a medio gas. Aún así, y como dice el refrán, “éramos pocos, pero bien avenidos”. Y es que el ambiente que se respiraba entre el público era de auténtica expectación.

Después de que los locales Ilsen caldearan el ambiente, Daniel Arias y los suyos salían a escena interpretando ‘Perdóname’, canción de su último trabajo. La actuación de los madrileños fue un constante ir y venir a caballo entre sus dos discos con momentos álgidos como ‘Hoja en blanco’. Tampoco faltaron canciones como ‘El Arquitecto’ o ‘La copia de otra copia’, otro de los momentos a destacar de la actuación, mientras que el concierto como tal terminaba con la explosión de ‘Autoconversación’.

Tras el amago de despedida, y a petición del público, Pasajero volvían al escenario para interpretar los bises. Y como no podía ser de otra forma (teniendo en cuenta la calidad de sus discos) la elección para estos se basó en dos canciones: ‘Detector de latidos’ y ‘Borro mi nombre’ (cada una perteneciente a uno de sus largos) siendo esta última el perfecto colofón para una noche de rock.

Antes de abandonar definitivamente el escenario, los chicos pedían disculpas por no haber desembarcado antes en tierras catalanas. Visto lo visto, y vivido lo vivido, no podemos hacer otra cosa que perdonarles. Si todas las despedidas tienen que ser así, nosotras firmamos ya.

 

Por Bitta, @SorBittadelimon

 

Domingo, 08 Mayo 2016 10:45

Cala Vento: la nueva banda del momento

Escrito por

En tan solo unos meses, Cala Vento ha sabido ganarse el favor del público. Tras conquistarnos en la pasada edición del Xtrarradio Music Festival, el disco debut de Cala Vento ha sido una constante en nuestros reproductores de música. Y es que la ópera prima de estos chicos de l’Empordà está repleta de letras pegadizas y piezas pop fugaces. Así pues, no podíamos perdernos su puesta de largo en la mítica sala barcelonesa Sidecar.

La noche arrancaba con la actuación de Opatov. La joven banda de Cerdanyola del Vallès presentaba “Bacán”, su última referencia. Un disco repleto de guitarras y sonidos garage bañados en un halo de psicodelia que provocó los primeros bailes de la noche entre el público asistente. Un público, por cierto, bastante joven.

ala Vento abrieron su actuación con ‘Abril’, canción con la que también da comienzo su disco, en una Sidecar llena, y ante un público entregado a la causa que arropó a los de l’Empordà des del minuto uno. Y es que el directo de la banda es arrollador. El poder de atracción de las canciones es mayor todavía en directo. Hecho que quedó demostrado en canciones como ‘Isabela Cantó’ o ‘Unos poco y otros tanto’ que el público coreó a voz en grito desde todos los rincones de la sala.

El ambiente que se respiraba en la sala era de perfecta comunión tanto entre público y bandas como entre los propios músicos. Muestra de ello fue la colaboración de Peris (Opatov) durante la canción ‘Tus cosas’. Fundidos en un abrazo, se despedían Cala Vento de una noche que, estamos seguras, tardarán en olvidar.

Por Bitta, @SorBittadelimon

Frente a espejos de principios de siglo, bajo lámparas de araña y frescos dorados, las sillas de madera aguardaban silentes a sus ocupantes. El ambiente neobarroco del Café del Casino, enturbiado por una bruma densa fruto del abuso de la máquina de humo, contribuía a subrayar la oscuridad en la que dormían los instrumentos. La expectación traducida en susurros y miradas de soslayo se diluía bañada en luces azules. El apremio de la última cerveza, el último cigarro. Y fue el sonido del mar quien invitó a los asistentes a reclamar su sitio. El devenir de L.A., encarnado ahora en el Ocean Tour Trío, era inminente.

Aún no sabíamos que asistiríamos a la singular reinvención de una banda que convence en este nuevo registro. Al desarrollo de canciones que funcionan por cuanto tienen de redondas, de bien construidas y, en el caso que nos ocupa, de interpretadas. A una formación y un repertorio que enganchan aunque cambien sus puestos o las notas en la ecuación. Las bondades de la propiedad conmutativa hacen que el resultado siempre sea el mismo, allá dónde se coloquen los factores. Pero no adelantemos acontecimientos.

Living by the ocean”“In América” fueron las responsables de iniciar el recorrido a contraluz. Apenas tomaba algunos segundos más de lo habitual reconocer los cortes incluidos en el setlist pese a que, tanto la puesta en escena como la instrumentación, variaban considerablemente. Volumen contenido, ritmo pausado y sonoridad acústica para dejar las canciones al aire y darles un brillo nuevo. Llejos de resultar plana, esta traslación de tiempos y sonidos mostraba nuevos matices que abrían la puerta a un mundo de posibilidades. Como muestra, Luis Alberto se marcó llegando el final, y a la batería, “Love comes arround”. Aunque casi da pena desvelar los detalles de este bonito experimento, al que se presta con la ayuda de Pep MuletDimas Frías. Un acto de generosidad y transparencia digno de disfrutar en directo.

Guitarra acústica, eléctrica, batería clásica reducida, algunos recursos electrónicos, teclado y voz vestían a la banda. Sentados a escasos tres metros de la primera fila, L.A. podría haber estado en lo alto de un rascacielos. Y es que causa el efecto de un jarrón Ming dentro de una vitrina. Es un derroche de virtud que se admira con distancia y donde sólo él tiene cabida. Asistimos como privilegiados observadores de su universo y, si algo puede achacársele, es que la conexión con el público suele ser una de sus asignaturas pendientes. No así su capacidad de trascender.

Las dulces “Over”“Pictures on the Wall” continuaron allanando el camino hasta que “Mirrorball” subió un poco el volumen y la iluminación. “Oh Why” sonó deliciosa sólo con lo justo. El apartado de versiones incluyó “Sonnet” de The Verve, sentida y creída con Luis Alberto en solitario. Guitarra, teclado y vozarrón dibujaron “Stop the clocks” y Pep se sumó para el suave transcurso de “Under Radar”, con una de las mejores interpretaciones de la velada.

Los tropezones con los botellines de los asistentes era el único motivo de distracción en el hipnótico show de la banda, que se desarrolló con la cadencia de las olas. “Highest place”“Older” llegaron antes del primer aviso de retirada del trío y su aclaración: “nos vemos pronto, con los amplis al 12”. Probablemente sea más satisfactorio dar salida a tanta aptitud cuando uno sube el volumen. Volvieron veloces y, bañados en luces naranjas, nos regalaron la siempre fascinante“Ordinary Lies”. Fue “Outsider” la elegida para cerrar el encantamiento y volver a la realidad. El puesto de merchan a rebosar, los músicos comentando con algunos rezagados, los sentimientos un tanto revolucionados y la vista puesta en la próxima vez.


Por Elena Gato
Fotos: Lorena Lucenilla

Miércoles, 04 Mayo 2016 11:10

Freedonia en Teatro Alameda. La feria de mi niña

Escrito por

No, no se trata de la película de Howard Hawks. Aunque la protagonista de esta historia también es una mujer de armas tomar. Hablamos de Maika Sitté y de Freedonia, la super banda soul que impartió una lección magistral de talento y fuerza en el Teatro Alameda de Sevilla el pasado viernes 22 de abril, auspiciada por el ciclo de conciertos SON Estrella Galicia.

Pasaban de sobra las diez cuando se levantó el telón (qué gusto da decir que fue literalmente) y una suave intro instrumental comenzó a mecer a la formación al compás. Ocho elegantes músicos y una colección de sonidos para crear ambiente. Ya desde el comienzo, solicitaron la implicación de un público que, para cuando comenzaba a contagiarse y llevar el ritmo con las palmas, recibió al noveno componente sobre el escenario, Maika. Y entró como un ciclón.

Dignity and Freedom”, “Living’ on” y la divertida “You can´t stop us” fueron los temas elegidos, todos de su último trabajo, para dar rienda suelta al derroche de energía de una cantante que hipnotiza y provoca admiración a partes iguales. “Estamos encantados de estar aquí. Vamos a disfrutar”, avanzó. Complicado lograr una descripción fiel de las capacidades de la front woman de Freedonia, cuyo alcance sólo puede testarse en directo. Mil veces se recorrió la escena subida en unos tacones de vértigo, enfundada en un escueto vestido rojo, mientras el sudor le brillaba en la piel y la voz le ardía en la garganta.

I don´t need you” y “Skate” pusieron de relieve el apartado de vientos de la banda y su diálogo continuo con las cuerdas. Sin embargo, fue un sólo de harmónica el que inauguró “It´s gonna be fine”, el primer momento desde el comienzo en el que bajaron revoluciones. Lo que no bajó fue la intensidad de las cualidades vocales de Sitté que, subida en lo más alto y con la sala abrumada, abandonó el escenario para que la formación cerrara el tema con estilo.

Fueron tres cortes instrumentales, que comenzaron con “The Avenger”, los que hicieron de puente hacia la segunda parte del directo. Lo inauguró Maika reinventada en diva del soul con la deliciosa “Man like me”. Ataviada con un mono estampado y el sabor de una voz negra universal que no necesita contonearse para enganchar. Aunque bien es cierto que, cuando baila, hace temblar hasta los cimientos. “Dreamin about you” fue testigo del poder de sus caderas, convirtiendo el teatro en una suerte de flashmob que trataba de seguirle el ritmo con más intención que éxito. En “Working class”, la primera concesión a su anterior trabajo -del que también incluyeron “Running to nowhere”-, era ya imposible concebir cómo movimiento y voz pertenecían a la misma persona.

La reconocida “Crosstown traffic” de Hendrix, mostró su lado más funky en la versión de Freedonia mientras que el grito de guerra de “Shake your body” incitó a eso que tanto cuesta por esta recatada ciudad, el movimiento sin complejos. Pero asistir al derroche de la madrileña, una fiera escénica que dominaba los tiempos y a la audiencia a su antojo, era preferible a tratar de emularlo.

Un nuevo receso y una nueva vuelta de tuerca la de “The time has come”, donde Sitté da rienda suelta a su voz y se alía con los vientos para crear una suerte de himno atemporal. Nina Simone con “Don't let me be Misunderstood” se coló también en un repertorio que remataba este show rotundo y bien construido. La noche nos dejó como última escena a Maika de rodillas, arropada por la banda, y rendida al canto de una portentosa “Beggin’ you”. En realidad, éramos nosotros quienes debíamos rogar por ella. Y por que los derroteros de Freedonia continúen con el mismo rumbo: sin barrotes, sin barreras, sin límites, sin fronteras.

Por Elena Gato

Fotos Valentina Ricci

 

Viernes, 29 Abril 2016 11:18

L.A llega al café del casino

Escrito por
Que L.A. venga a la ciudad es siempre una buena noticia. Más si cabe cuando lo hace en un formato diferente y en un lugar especial. Luis Alberto regresa a Sevilla convertido en trío, en modo “semi-acústico, experimental y ambiental”, según ellos mismos lo definen. Una concepción diferente a la que vivimos el pasado noviembre, cuando la banda puso de largo su City Ocean Tour en la Sala X.

El café Casino de la Exposición ha sido el emplazamiento elegido dentro de una gira concebida para desarrollarse en lugares con encanto y aforo muy limitado. L.A. ofrecerá una revisión de su repertorio especialmente diseñada para la ocasión en la que cabrán, además de los temas de su último trabajo, From the city to the ocean side (Sony Music 2015), cortes pertenecientes a los otros tres largos de estudio de la formación.

La banda se encuentra recién llegada de Europa, donde han visitado países como Francia, Bélgica,Holanda, Alemania, Dinamarca o Suecia, sumando un total de 14 shows. Una oportunidad excelente de disfrutar del talento de L.A. a corta distancia. Las entradas, si es que aún queda alguna, están disponibles en el siguiente link al precio de 16 euros más gastos de gestión.

--
Elena Gato
Viernes, 22 Abril 2016 11:21

Live The Roof Santander

Escrito por
Miércoles, 20 Abril 2016 11:58

091, veinte años no es nada

Escrito por

¿Es posible llegar tarde al concierto de una banda que se reúne por primera en veinte años? Sí, se puede. Aunque sea un despropósito y resulte inverosímil, los acordes de la armónica de José Antonio García nos llegaron desde las puertas de la Sala Custom, afanados como estábamos en apurar la última cerveza antes de entrar. Y es que la banda comenzó pronto, apenas pasadas las diez de la noche, la segunda de las dos fechas cerradas con sold out en Sevilla. El espacio abarrotado confirmaba el apetito de un público maduro (quizás más en edad que en comportamiento) por volver a la adolescencia transportados únicamente por el sentido del oído.

Porque contrariamente a aquello que decía la canción de que “veinte años no es nada”, el regreso de la formación fue todo un acontecimiento, además de una experiencia recomendable. Teniendo en cuenta que su repertorio suena como si estuviera recién salido del horno, el directo de los cero rezumó emoción y calidad a partes iguales, especialmente en lo que se refiere a instrumentación. “Palo Cortao”“Zapatos de piel de caimán” y las referencias a Granada de “Debajo de las piedras” inauguraron la noche mientras los gritos de “cero, cero” resonaban continuamente como telón de fondo.

El lado oscuro de las cosas” continuó como un trallazo hasta que “Tormentas imaginarias” y “Nada es real” firmaron una tregua incierta, por lo que tenía de efímera y eléctrica. Dejando de lado el aspecto vocal, algo mermado en algunos aspectos, 091 presentó suficientes credenciales como para recordar por qué fueron grandes. Los diálogos a la guitarra de los hermanos Lapido, en ocasiones doblándose, otras con solos deliciosos, convertían el espectáculo en una suerte de partido de tenis eléctrico. A cada punto le sucedía una ovación. Al final de cada canción, el agradecimiento de José Antonio por tanto cariño.

En el laberinto”“Huellas” precedieron a una emotiva “Nubes con forma de pistola”, más apropiada que nunca en un mundo en el que “sólo llueven balas, por ahora” y con José Ignacio manejando con solera la acústica. La armónica continuó aportando destellos en “Para impresionarte”“Este es nuestro tiempo”, mientras que “La noche en que la luna salió tarde” incendió al público y “Otros como yo”, con los Lapido a dúo y palmas coreografiadas, hizo el número 13 de este trayecto imparable. Tacho GonzálezJacinto Ríos cumplieron con creces su misión en el apartado rítmico.

En la calle” oímos la reconocible voz de Juan Ignacio, presencia constante, esencial e imponente a la izquierda del escenario. La bola de espejos del centro de la sala giraba al mismo ritmo que debió hacerlo en sus tiempos, aquellos en los que Álvaro, un fan ya fallecido, escuchaba “Un cielo de color vino”, que José Antonio le dedicó. En un alarde de romanticismo musical noventero, apareció hasta un mechero encendido entre el público.

La torre de la vela”, con la formación en pleno vuelo, simuló ser el cierre prematuro de una celebración concebida para saldar una deuda amable aunque siempre insatisfecha para con sus fieles seguidores. Dos horas de concierto que finalizaron en algarabía desmedida con José Antonio maracas en mano en “La vida qué mala es”. Y así, con ese mensaje, fue la turba desalojando la sala que acababa de presenciar este reencuentro histórico. Una vez en la calle, alguien profirió cómplice ese último estribillo al aire “¡la vida!”, con la unánime respuesta de los desconocidos que tenía alrededor: “¡qué mala es!”. No será para tanto cuando resulta que los cero han vuelto y, además, están en plena forma.



Elena Gato

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>
Página 8 de 113
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com