inicio
Miércoles, 06 Julio 2016 13:53

Ojeando cumple 10 años en una edición brillante

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

No tengo perdón. Soy de Málaga, ésta era la décima edición y yo nunca había ido al Ojeando. Pero me he resarcido señores, vaya si me he resarcido.

En este décimo aniversario Ojén se vestía de gala y daba otro salto más con la presencia de dos artistas internacionales por primera vez: Delorentos y Javiera Mena. El festival se nos hacía mayor.

El escenario patio se abría de manera puntual el viernes a las 22:00 con los malagueños Hungry Butterfly, o lo que es lo mismo, Paloma y Armando, ganadores del Concurso de Nuevos Talentos que cada año convoca el festival. Ante un patio todavía algo vacío, nos animaron con su electrónica indie que empezó a darle color al festival. Creo que fueron un gran descubrimiento para muchos de nosotros, y seguro que darán que hablar en el futuro.

Les seguía el barcelonés Carlos Sadness, el chico polifacético de la sonrisa eterna. Con su pop bailable y su ukelele el festival se animó y nos pusimos a bailar con un Carlos que mostraba una grandísima complicidad con su público.

La noche iba subiendo en intensidad y estalló con León Benavente. Vaya que si estalló. Con un Abraham Boba pletórico, la banda hizo vibrar a todo el patio del colegio. Y, aunque ya los había visto en directo, lo del viernes no tuvo nombre. Ser Brigada fue sin duda uno de los grandísimos momentos del festival.

Y nos quedamos todos boquiabiertos. Y no dio mucho tiempo a reaccionar cuando llegaron los irlandeses Delorentos, quienes con su pop-rock bailable sorprendieron a muchos e incluso nos hicieron cantar Everbody else gets wet. Un muy buen directo con el que Delorentos se darán a conocer por España este verano.

Llegaron entonces L.A. Luis Alberto y los suyos ofrecieron un concierto muy sólido e irreprochable en todos los sentidos, con su vocalista comiéndose el escenario y un montaje de luces espectacular. Sin embargo, la resaca de León Benavente hacía mella y el concierto de los mallorquines no dio de sí todo lo que habría podido. Festivales del mundo: pongan a León Benavente al final.

La primera noche la cerraron, para los más fiesteros, Elyella Djs, que se estrenaban pinchando en la provincia de Málaga.

El sábado ya se notaba desde el comienzo más de ambiente que el día anterior. Esta vez abrían la noche los granadinos Trepàt, quienes, con su propuesta de rock oscuro son una de las bandas jóvenes que más se están prodigando últimamente. Sin embargo, y como me pasó la primera vez que los vi en directo, no me terminaron de enganchar.

Llegó entonces Soleá Morente, que para mí era una de las razones para ir al Ojeando de este año. La indie flamenca, la hermana de Estrella, la hija de Enrique y Aurora. Soleá. Con su súper banda granadina (Florent, Antonio Arias, JJ Machuca, Miguel Martín y Mafo de Pájaro Jack a la batería), Soleá nos cantó sus personalísimas canciones con este lujo de sonido con el venía acompañada y esa presencia que tiene sobre el escenario. Estaba loca por escuchar Tonto en directo, y me quedé más que contenta.

Entonces comenzó el concierto de Full y a los pocos minutos nos enteramos de que el festival acababa de hacer sold out. Una buena noticia para acompañar el concierto de los sevillanos que nos ofrecieron un muy buen concierto como tan bien nos tienen acostumbrados. Y, por lo que pude oír, también fueron un gran descubrimiento para mucha gente. La carrera de estos chicos sigue hacia arriba.

Y llegaron ellos. Supersubmarina. La razón por la que mucha gente fue al Ojeando de este año. Y se notaba. El patio registraba su lleno máximo durante el festival. Con una hora y media de concierto (de lejos el más largo del festival), el público no dejó de corear Elástica galáctica, Hermética o Algo que sirva como luz. Un muy buen directo, como viene siendo habitual, pero que honestamente se me hizo algo largo. ¿Por qué? Pues porque estaba loca por que llegara lo próximo.

Y lo próximo era Javiera Mena. La gran razón por la que finalmente no me he podido resistir a ir al Ojeando de este año. Ver a la chilena en Ojén era algo que no me podía perder. Se notó que alguna gente se había ido después de Supersubmarina, pues quizá Javiera no sea tan conocida aún en España, pero el show que montó me dejó sin palabras (y sin voz). Acompañada por tres bailarinas, fue imposible dejar de bailar Sincronía Pegaso, Espada, La joya o Luz de piedra de luna. Un espectáculo personalísimo el de la chilena con el que también se prodigará por los festivales este verano.

Justo al final del show empezó a llover. Una lluvia leve que nos asustó un poco pero que pronto pasó y no impidió que los We Are Not Djs cerrarán el festival como viene siendo habitual.

A nivel musical, personalmente creo que los que más destacaron fueron León Benavente y Javiera Mena. Y, a todos los niveles, Ojén. Un pueblo volcado con el festival (más de un centenar de voluntarios son los que lo hacen posible), una organización cercana e impecable y el pueblo de Ojén. ¿Qué más se puede pedir?

Guardadme un hueco, que el año que viene vuelvo.

Más en esta categoría: « FIB 2016 FIB 2016 »
Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal