inicio
Domingo, 27 Mayo 2012 10:13

Miscelánea de colores y emociones

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Evento: Anni B Sweet (Sala Joy Eslava, Madrid)

Fecha: 25/05/2012

Una ruleta de atmósferas que invadió una de las más reputadas salas de conciertos en la noche de Madrid

Los encargados de abrir la velada de música en Joy fueron Joe la Reina. Una formación guipuzcoana afincada en Pamplona que acaba de sacar un EP (22 de mayo) bajo el nombre de "Change of Masks", el cual presentaban con toda la fuerza que nos ofrecen en su directo.

Estos cinco amigos que apenas rozan la veintena, que conforman esta banda, salieron a tocar ambiciosos y nos dejaron cautivados por la emotividad de sus canciones y la singularidad de una propuesta distinguida por la sonoridad acústica y unas voces y coros de gran intensidad. Así pudimos asistir a temas como "Killingberry blues", "Appaloosa" o "After de flowering" donde nos dejaban constancia de sus influencias radicadas en ambientes naturales y crudos, rescatando un folk tradicional adaptado a nuestra época pero sin desvirtuar su origen. Dos guitarras, un bajo, un banjo y un batería. Cinco amigos que en algo más de media hora sobre el escenario pudieron ofrecernos todo su repertorio editado y que se despidieron con el que está siendo, hasta ahora su tema más aclamado, "Ashes of idols", mucho más intenso que en el disco, y con el que salen triunfales de la noche de ayer. Desde LTR queremos desearles una próspera andadura.

Durante los quince minutos que tardaron en preparar el escenario los técnicos pudimos comprobar cómo la sala terminaba de llenarse de incondicionales y algún que otro curioso. Incluso pudimos ver entre el público a los miembros de Vetusta Morla Pucho (voz) y Guille Galván (guitarra), y es que la noche nos depararía alguna sorpresa.

Llegó el momento más esperado, la puesta en escena de Ana López, Anni B Sweet, quien salió en silencio, en medio de una casi total oscuridad. Parecía en su intimidad personal, la del primer monstruo que nos quiso transmitir, su tema "Monsters" , a solas con su guitarra y sin presentarse. Cuando interpretaba los últimos acordes de la canción se incorporaban al escenario el resto de su grupo, hecho que arrancaba la primera ovación de los asistentes.

Tras el segundo tema de su actuación, con cambio de guitarra incluido, pudimos comprobar cómo ha ido incorporándole contundencia a su estilo y daba muestras de las evidentes mejoras con la guitarra, pese a que ella misma reconoce que aún no la domina. Incorporado un sexto componente a la formación, trompeta en mano, Ana por fin se presenta, "somos Anni B Sweet", y tras un par de bromas sobre el evento deportivo relevante que se estaba disputando, también en Madrid, y alguna mirada cómplice con sus compañeros, comenzaban a tocar con fuerza los siguientes temas del setlist: "The Closer" y "Getting Older". En el primero de ellos Ana nos trasmite perfectamente una angustia interior con frases como "cuando pensaba que habíamos ganado te vi caminar hacia atrás". El segundo, como ella misma reconocía "habla sobre hacerse mayor" y las inseguridades que esto conlleva, donde se nos mostraba, por momentos, con una voz desgarradora y descarada. Y es que nos iba trasmitiendo a la perfección todos los sentimientos que había querido plasmar en sus delicadas letras.

El concierto iba adquiriendo un carácter progresivo tanto en emociones como en melodías. Y era el turno de que nos presentase su amigo y co-productor del reciente disco Guille Galván (Vetusta Morla), quien subía al escenario empuñando la guitarra como sólo él sabe hacer. El madrileño nos deleitó en el que era el quinto tema de la noche, y suponía añadirle luz y esperanza a la miscelánea de sentimientos de la noche. Arrancando así otra de las grandes ovaciones. Tras tocar "Catastrophe Of Love" , "Now is full", y algunos temas del primer disco como "A sarcastic hello", con un par de cambios de guitarra, y la incorporación al escenario de un contrabajo, Ana nos empezaba a trasmitir optimismo, y es que en el trascurso de su historia "Oh! Monsters" hay sitio para casi todos los sentimientos. "Mute my mind", en el que el público, que aún andaba contagiado por la evidente timidez de Ana, comenzaba a corear, dio paso a "Motorway", del primer álbum, que arrancó otra ovación. Siguió con "Missing a Stranger" donde nos hizo sentir esa sensación de "echar de menos a alguien que aún no conoces". Y volvía a trasmitir el mejor de los sentimientos que adquieren sus pretensiones, el del optimismo, pidiendo bailar al público ya que "vosotros no tenéis vergüenza".

Podíamos comprobar cómo la intencionalidad del concierto, así como la del disco, era la de hacernos sentir profundamente, y era evidente, al respecto, lo bien que lo consigue en directo. También el juego de luces de la sala fue parte clave para completar atmósferas tan intimas como impactantes.

Diversidad de instrumentos en escena, algo que engancha también a los más exigentes, Ana mostraba su lado más alegre, sonaja en mano, donde parecía reírse de esos miedos. También la trompeta , presentada como "Javier, colaborador habitual con DePedro", o de nuevo Guille Galván al teclado, imponían el lado más festivo de la noche.

Tras esta mezcla de ambientes presentaba a la banda, la cual fue bastante ovacionada también, y es que en la noche de ayer no hubo aplausos sino bien merecidas ovaciones.

Retirada de un par de minutos para coger algo de impulso. Impulso que presagiaba que estábamos en la recta final de la cita. Ana sale de nuevo al escenario, se cruza de brazos y nos deleita con "Oh I Oh Oh I" (primer álbum) dando muestra de que habíamos dejado a un lado los sentimientos de angustia o miedo. Volvía a empuñar la guitarra, mientras bromeaba con las primeras filas sobre su horquilla, para seguir con el primer disco entonando "Second Hand". Pudimos evidenciar lo curioso que es cómo el público se va agitando a medida que se va acercando el final y sabe que se va acabando lo bueno.

Ana, mucho más desatada aún, iba dando muestra de ello comentando "estamos llegando al final" o preguntándoles a los asistentes la hora. y tras un "bueno eh! mmm" comenzaron a caer pompas de jabón con las luces del escenario conformando una noria y creando un ambiente divertido, dentro del cual nos dibujó sus últimos temas de la noche como el afamado "Take on me". Noche que cerró dando las gracias a Subterfuge (discográfica), a Ángel Luján (co-productor del disco), a Joy "porque me van a volver a traer pronto", y a "vosotros (los asistentes) porque no podría estar aquí cantando sin nadie ahí". Y terminó como había comenzado, sola con su guitarra y con una grandísima ovación de un público emocionado y entregado por completo al que esperaba "volver a ver muy pronto".

Seguro que así es Ana. Seguro que volveremos a buscarte en tus conciertos tan íntimos.

Y es que hemos podido volver a comprobar cómo, además de ser una gran cantante, interpreta a la perfección sus canciones, consiguiendo llenarnos de colores y emociones, y haciéndonos sentir esos "monstruos" o estados de ánimo, que la inspiran para componer sus fabulosas melodías.

La talla de Anni B Sweet no tiene techo.

Por Fercho

Fotos

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal