inicio
Domingo, 28 Agosto 2016 11:18

Crüilla o bailar hasta el apagón

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Era la primera vez de livetheroof en el Cruïlla Festival y no daban aún las 22h de la primera jornada cuando teníamos claro que el próximo año, en su décima edición, volveríamos. Quizás ayudara que viéramos atardecer durante el concierto de Damien Rice para que el flechazo fuese total. Un festival que apuesta por la diversidad, en estilos, en generaciones, y con la que sus participantes, público y músicos, se sienten identificados, tal y como confesaría Xoel López en la jornada siguiente.

VIERNES 8 DE JULIO.

Pribiz, los ganadores del concurso Movistar Artsy fueron los encargados, en el escenario Radio 3, de dar el pistoletazo de salida a la novena edición del Cruïlla Festival. Llegamos justos cuando Ander Pribizchuck, frontman de la banda, dedicaba su siguiente canción a Marcus Mumford, cantante de Mumford & Sons, del que hablaba como uno de sus referentes, algo que no era de extrañar dados los agradecidos ritmos folks de sus temas.

Después fue el turno de Esperanza Spalding, o mejor dicho del acto teatro-musical de la que fuera bajista de jazz. La artista, con un Grammy en su haber, ponía en escena, con una cuidado exquisito, el que fuera su último trabajo, 'Emily’s D+Evolution'. Después de que la artista, junto a sus músicos y coristas, despegaran sus pancartas para poner punto y final a su paso por el festival catalán, nos acercamos a los últimos temas de Cat Power, con una Chan Marshall desgarrada haciendo un repaso a sus temas más emblemáticos.

Fue el momento del día. Bastaron los primeros acordes de The professor & la fille danse para saber que ese concierto iba a ser magistral. Damien Rice se presentaba únicamente con su guitarra sin más acompañamiento, y no se hizo necesario. El músico se convirtió en el hombre orquesta de esta edición (con permiso de Xoel López que en esta ocasión vino acompañado de toda su banda) haciendo frente a diversos instrumentos y vistiendo sus canciones con diferentes capas. Ver atardecer con el directo de Damien podría haber sido un momento mágico si, en el primer concierto multitudinario de la jornada, el público prestara más atención a la música, motivo que les hizo acudir al Parc del Forum ese fin de semana, ¿o no?.

Y si el irlandés congregó la primera multitud, Enrique Bunbury duplicó (así a ojo de buen cubero) el número de espectadores en el Stubhub. Él, que viaja entre el rock, el blues o el jazz, y no es muy dado a las citas festivaleras, llenaba de sentido su presencia en el cartel. Impregnó de elegancia la noche del viernes y tuvo tiempo de recordar a Héroes del silencio, desde Mar adentro al coreado Maldito duende. Vuelta a cambiar de escenario, rostros más jóvenes entre el público, otros ánimos festivos y Crystal Fighters haciendo acto de presencia con camiseta del FC Barcelona incluida, concretamente con el 10 de Lionel Messi ¿un #TodosSomosMessi en toda regla o más bien la que le regalaron en la visita al Camp Nou esa misma mañana? Sea como fuere los ingleses cumplieron con su cometido en cualquier festival al que asisten, hacer bailar al público hasta extasiarlo.

Otros de los platos fuertes de la noche eran Vetusta Morla, los de Tres Cantos tuvieron problemas de sonido; potencia, monitores que se apagan… un comienzo que deslució la magia del sonido de la banda pero ellos, que son todo directo y como aún les “queda garganta, puño y pies”, el público les acompañó, puso voz a los “silencios” y bailaron hasta el apagón.

Aún quedarían los directos de Bomba Estéreo o Rudimental pero algunos teníamos que descansar para lo que nos reservaba la próxima jornada.

SÁBADO 9 DE JULIO.

El sábado el escenario Time Out acogía, bajo un sol abrasador a Xoel López arropado, en esta ocasión, por la genialidad instrumental que le acompaña por banda. El gallego mostró sus mejores cartas e hizo un repaso por los temas de Atlántico y Paramales, así como alguna joya de Deluxe, su anterior banda, siendo de los más aplaudidos, y coreados, Tierra, Patagonia o Historia Universal. Una vez nos movíamos de escenario, James iniciaban su actuación con un correctísimo bona nit de su frontman, Tim Both, que entregado desde el minuto uno (o la canción número dos) se bajó del escenario dándose un baño de multitudes al lanzarse, literal, al público que coreaba sus canciones.

Los granadinos 091 han vuelto con las mismas ganas que el público les recibe. El escenario que antes acogía los ritmos cuasilatinos de Xoel López ahora se lena de rockers, gente joven y no tan joven con ganas de pasárselo bien cantan las canciones en el regreso de 091, fue un poco como volver a los 80. Pero rápidamente había que volver al escenario Stubhub para presenciar el que sería el directo del festival. El concierto de Alabama Shakes, con ciertos problemas en el arranque para Brittany Howard, fue memorable. Soul y blues invadieron el Parc del Forum y prácticamente la totalidad de las personas asistentes en la jornada del sábado (19000 según datos del festival) quisieron ser partícipe de ello. Brittany y los suyos registraron un directo arrollador donde el southern soul blues de temas como Gimme all your love, Gemini o Sound & Colour se vieron engrandecidos.

Sin ver el final de Alabama Shakes y antes de ver a otro de los grandes reclamos de esta edición, nos pasamos por el escenario Radio 3 para disfrutar unos temas de Egon Soda. Agradecidos por la asistencia Ricky Falkner y compañía derrocharon clase y elegancia sobre el escenario, sin perderla cuando, a las 23h, el público hace mutis por el foro para ir a ver a Mr. Plant. Y es que el líder de los Led Zeppelin (muchas camisetas por el Forum aquella noche) reunía a varias generaciones en torno a su directo. Sin embargo Robert Plant acompañado de The Sensational Space Shifters revestía de nuevos y modernos sonidos temas que se alejaban del rock de antaño del músico.

Y después de los clásicos de Plant, volverían otros clásicos festivaleros como eran Love of Lesbian, eso sí ene sta ocasión presentando nuevo trabajo, seguidos de Skunk Anansie con su guerrera Skin al frente.

Nos deberán de perdonar Elefantes y Caléxico ya que a la jornada vespertina del domingo no pudimos acudir. Algo que no sucederá la próxima edición ya que desde ya nos declaramos fans del Cruïlla Festival, un festival que apuesta por un cartel ecléctico y q ue le añade un gran plus extra con su organización. Un recinto muy bien cuidado y bien distribuido. Grandes espacios de descanso, zonas de comida y ocio. ¿Eres de los que tienes ya tu abono para el 2017? ¡Afortunado!


Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal