inicio
Lunes, 27 Junio 2016 09:58

Julio de la Rosa en Live the Roof Barcelona

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El pasado domingo teníamos otra cita en la azotea del Hotel Ayre Rosellón de Barcelona para disfrutar de una nueva sesión del ciclo #43LivetheRoof. El encargado de poner la BSO, en este caso, era Julio de la Rosa. Y, aunque he de confesar que nunca he sido demasiado fan, tras el concierto de la otra tarde me quedé tan prendada que sus canciones no han dejado de sonar en mi reproductor a lo largo de toda esta semana (muy probablemente tampoco dejarán de hacerlo en las próximas).

El concierto arrancaba tranquilo de la mano de ‘El traje’ y ‘Uno’ mientras la azotea se sumía en un silencio sepulcral para no perder detalle. Poco a poco, el músico jerezano fue desgranando parte de su repertorio en el que no faltaron temas como ‘Colecciono sabotajes’ o ‘Tan amigos’. Hubo canciones tristes, algunas algo más alegres y otras un tanto más “cortavenas”. Hubo tiempo también para dedicar canciones “Al que cumple las normas, al cabrón que las hace, al guardián de la honra, al furtivo y al gánster, al que pide permiso” (Gigante). Y es que escuchando las letras de Julio cualquiera puede sentirse identificado con ellas.

Bien es cierto que el público de Julio de la Rosa está acostumbrado a otras horas y otros espacios. De hecho, el mismo Julio bromeaba con el hecho de que su guitarra se desafinaba por no estar acostumbrada al sol, o que no veía los pedales porque estos, están preparados para el rock’n’roll. Aún así, la adaptación de todos los temas a la ocasión sonó casi como algo natural. A ratos con la guitarra desenchufada, buscando una conexión más cercana con el público, otras veces contundente y enérgica soltando alaridos a través del amplificador. También tuvieron su minuto de gloria el salterio de arco y la melódica, que contribuyeron, sin lugar a dudas, a crear una atmosfera mucho más íntima. ‘Un corazón lleno de escombros’, ‘Hasta que te hartes’ y ‘Las camareras’ (esta última a petición de una de las asistentes) cerraban la primera parte de la actuación.

Si algo tienen las azoteas este año (ya pasó la anterior semana con Maga) es que los músicos se han propuesto destrozarnos con los bises. Para la ocasión, de la Rosa se había guardado ‘El amor saludable’ y ‘La fiera dentro’ cual as bajo la manga. Y cuando ya amenazaba con despedirse definitivamente, de repente nos sorprendió con ‘Entresemana’, canción que ha entrado directa a en top de favoritas. Y así, con los últimos rayos de sol cayendo sobre nosotros, despedíamos otro domingo más. Regresando a casa, una vez más, con la sensación de haber vivido algo único. Y no sé si serán las vistas, el entorno o el poder de la música y las canciones, pero el domingo subí a la azotea del Ayre Rosellón sin saber qué esperar y bajé de ella con la certeza de que las canciones de Julio de la Rosa han llegado, esta vez sí, para quedarse.

 

Por Bitta, @SorBittadelimon

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal