inicio
Miércoles, 24 Febrero 2016 10:55

Manos de Topo: tragicomedia en batín

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Es jueves, y Manos de Topo nos han invitado a pasar la tarde con ellos en su “salón”. Hace 10 años que pusieron en marcha un proyecto para el que no existen las medias tintas: o los odias, o los amas. No hay más, es así de sencillo.

Esta tarde se han propuesto hacernos un tour por estos diez años de carrera y dar respuesta a algunas de esas preguntas que nos rondan por la cabeza: ¿Por qué Manos de Topo?, ¿Por qué M.A. Blanca canta así?, ¿De dónde surgen las letras? Para ello, han decidido abrirnos las puertas de su “casa” e invitarnos a tomar asiento frente a un proyector en el que irán pasando diapositivas que intentarán arrojar algo de luz.

Manos de Topo nos reciben, como no podía ser de otra forma, en pijama y batín. Así arranca su nuevo show: un cerebro repleto de recuerdos inútiles.

Amor primitivo’ es la encargada de dar el pistoletazo de salida, seguida de ‘No salgas del pastel’. Pero lo verdaderamente interesante empieza cuando M. Ángel nos habla de Aitana, la chica que lo escondió en el desván, la chica que inspiró ‘El cartero’. A lo largo de casi dos horas, la banda se dedica a destripar su cancionero. Es así como nos enteramos de quién se esconde tras la mujer serpiente, también conocida como ‘La chica tripolar’. O cómo en 2006 un fan de Vigo decidió dejar a su mujer tras un concierto de Manos de Topo lo que inspiró a la banda para escribir ‘Vacaciones en Corea del Norte’. También descubrimos que tras ‘Tragedia en el servicio de señoras’ se esconde una fatídica historia de robos y prostitutas en México. Que un puente de Vallcarca inspiró ‘Maquillarse un antifaz’ o que la proximidad del fin del mundo fue lo que puso letra a ‘Fantasmas de tus agujeros’.

La cercanía entre los músicos y el público facilita que el ambiente sea relajado y distendido. La complicidad entre ambos (y también entre los miembros de la banda) es evidente. Por eso, un pequeño incidente con las diapositivas, que obliga a parar el espectáculo durante unos minutos, no queda más que en eso, un incidente sin más.

La banda repasa gran parte de su extensa discografía, y cómo suena ‘Morir de celos’ diez años después es algo que estamos a punto de descubrir. Tampoco faltan en su setlist ‘Islas de luz’ o ‘Culo de cristal’. Y entre tanto, todavía queda tiempo para hablar de Carmina Ordoñez, Russian Red y la relación de ambas con el ‘Ejército ruso’. La tarde avanza, y a medida que los temas se suceden la tragedia se hace más evidente con ‘Bragas bandera’ y ‘Tus siete diferencias’. El desencadenante de todos los problemas es un viejo conocido para todos los seguidores del grupo: ‘El pollo frito’. Lo que ninguno de los presentes imaginamos es que justo aquí termina nuestro recorrido por el imaginario de Manos de Topo. Y es que en una especia de coitus interruptus la banda abandona el escenario. No hay bises, ni despedidas. Tampoco más diapositivas. No queremos que termine, necesitamos saber más. Conocer quién rompió el corazón de M. Ángel en ‘Es feo’ o qué sucedió realmente cuando la frase “¿Qué vas a hacer cuando descubras que el follar provoca cariño?” se convirtió en una realidad. Queremos encerrarnos en esa especie de salón, que la banda ha recreado con tanto esmero, y no salir de allí sin desentrañar hasta el último de los secretos más recónditos que se esconden tras Manos de Topo. Pero lo que sucede es que se encienden las luces, y lo único que nos queda es esa martilleante duda que acecha en nuestras cabezas… ¿es verdad que la historia de Manos de Topo termina realmente aquí?


Por Bitta, @SorBittadelimon

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal