inicio
Lunes, 14 Septiembre 2015 10:12

Hellfest 2015

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Un año más Live the Roof acude al que actualmente es uno de los festivales más importantes de Europa. Este año el Hellfest celebraba su décimo aniversario, con uno de los carteles más potentes del verano y con cantidad de mejoras y novedades con respecto al año pasado; la ocasión lo merecía. De nuevo se colgaba el cartel de “no tickets” varios meses antes de su celebración. Fin de semana repleto de grandes actuaciones: Faith No More, Alice Cooper, ZZ Top, Slash, etc. Sin duda, una gran fiesta de décimo cumpleaños.

Aprovechando la excusa del décimo aniversario y con la seguridad económica que provoca hacer sold out dos años consecutivos y varios meses antes de la celebración del festival, la organización había anunciado a bombo y platillo numerosas mejoras en el recinto. Y así fue, las mejoras fueron muchas e importantes, no solo ampliaron el recinto, sino que todo el recinto estaba cubierto de un tupido y verde césped, por lo que pudimos respirar aire y no polvo, como el año pasado. Asimismo, mejoraron los escenarios “pequeños” pasando a ser grandes carpas cubiertas (excepto la Warzone). En el exterior de todos los escenarios pusieron pantallas led gigantes, desde donde se emitían los shows y se informaba de horarios de actuaciones. A todo esto hay que añadirle mayor número de esculturas, decoración y atrezzo en general.


Viernes 19 de junio

El primer día se presentaba intenso. Sobre las 13.30, con más de 30º de temperatura, pudimos disfrutar de la actuación de The Quireboys en el Main Stage 1. En los escasos 40 minutos que les concedió la organización para su actuación, los de Spike ofrecieron su mejor versión. Sonaron entre otras “7 O´clock”, “Sweet Mary Ann”, “There She Goes Again” o “Mona Lisa Smiled”. Esta última, pese a ser un tema bastante reciente (pertenece al álbum de 2009 Halfpenny Dancer), fue una de las más coreadas por el público.

A continuación asistimos al show de Billy Idol en el Main1, la primera gran actuación del festival. El radiante sol que nos acompañó durante todo el festival sería también otro invitado al concierto de Billy Idol, que comenzó con Postcards of the Past, un tema que sale de su más reciente trabajo. Tras este sonaría uno de sus grandes clásicos: Dancing With Myself, una canción histórica que ha acompañado a este músico en muchas ocasiones y que ha dado título a su biografía.

Billy ofreción un corto setlist de 7 temas para completar una hora de concierto, incluyendo temas clásicos del artista como “Flesh for Fantasy” y “Rebel Yell”, terminando así el repertorio con el cover del “L.A. Woman” de The Doors que haría explotar al público. Billy yano se encuentra de voz como en su época gloriosa, pero ha sabido acompañarse de una gran banda que “maquilla” sus carencias.

Tras reponer fuerzas volvimos al Main 1 para ver la actuación de Motorhead. Es indiscutible que el señor Lemmy Kilmister ha sido y es una leyenda viva del rock, pero su estado actual no es el mejor. Es muy notable lo desmejorado que está en comparación con sus últimas visitas a España.

Así bien, salieron a las tablas con el tema “Shoot You in the Back”. El sonido era el adecuado, pero a esas alturas la masificación de gente que había en el era más que evidente. Sonaron temas como “Stay Clean”, “Rock It”, “Damage Case” o “Orgasmatron”, pero se olvidaron de otros como “No Class”, “We are Motörhead” o “Killed by Death”, imprescindibles para un directo de la banda. El final, sin sorpresas: “Ace of Spades” y “Overkill”. Esperemos que todavía nos quede Lemmy para rato y que podamos volver a verlo machacar su bajo sobre el escenario.

A continuación, nos dispusimos a coger buen sitio para disfrutar del espectáculo de Alice Cooper. Una hora y cuarto de puro espectáculo, un setlist de 18 grandes canciones donde pudimos encontrar todos sus clásicos y un Alice llenísimo de energía.

El escenario, como era de esperar, lleno de atrezzo “terrorífico”, aunque mucho menos sobrecargado que en sus shows propios. Tras una breve intro del “Tubular Bells” de Mike Oldfield (BSO de El Exorcista), abrían el concierto con “Departament of Youth”, seguido de “No More Mr.Nice Guy”. Él salió vestido con un traje rojo y negro a rallas (muy Tim Burton) y su característico bastón… no paró ni un minuto quieto durante todo el show. Sonaron clásicos como “Hey Stoopid” , “Dirty Diamonds”, donde Cooper se dedicó a lanzar collares al público, “Welcome To My Nightmare”, “Feed My Frankenstein”, muñeco gigante incluido, etc. Alice Cooper se despedía de todos nosotros con las famosas “Poison” y “School’s Out”. Todo un showman, magnífica actuación que nos hizo disfrutar de una manera increíble.

Otro de los platos fuertes del día, Judas Priest, se daban paso a las 23.10h. Los reyes del heavy metal, el cuero y las tachuelas calentaban abrían fuego con “Dragonaut”, un tema de su más reciente trabajo llamado "Redeemer Of Souls". A continuación, lo siguieron temas míticos como “Metal Gods”, “Turbo Lover”, “Breaking the Law” o “Hell Bent for Leather”, en el que Haldford entró a escena montado en su ya famosa moto, sobre la que cantó el tema completo.

A destacar el estado de Haldford, mucho más en forma que en anteriores ocasiones. Para cerrar el concierto se reservaron cuatro de los temas más clásicos de la banda: “Electric Eye”, “You've Got Another Thing Coming”, “Painkiller” y “Living After Midnight”. Sin duda un gran show, mucho mejor de lo esperado.

Tras este concierto, pusimos rumbo hacia la tienda de campaña para cargar las pilas de cara a lo que nos esperaba el sábado.

Sábado 20 de junio

El segundo día de festival lo inauguramos con la actuación de Ace Frehley, guitarrista original de Kiss. La gira europea de su más reciente trabajo tenía fecha en este festival y no quisimos perdernos al talentoso e influyente. Bajo un sol asfixiante (eran las 15.00 h.), Space Ace ofreció un show repleto de temas de Kiss y de sus discos en solitario: “Love Gun”, “New York Groove”, “Shock Me” y “Deuce”. La expectación reunió a una gran cantidad de gente en el Mainstage 1 ya que éste, era uno de los atractivos principales del festival, ya que el viejo Ace no se deja ver mucho por los escenarios del viejo continente.

A continuación nos decantamos por ver a ASG en el Valley, en lugar de a Backyard Babies en el Main 2, a los que veríamos semanas después en el Resurrection Fest. ASG ofrecieron un show correcto, quizás algo falto de carisma; este reproche es ya habitual en las crónicas sobre las actuaciones de la banda. Aunque el sonido del Valley no era el mejor a esas hora (a lo largo del día lo solucionaron), el stoner de los de Carolina del Norte sonó potente y desgarrador.

Mientras cogíamos sitio para Slash, pudimos ver un buen rato del concierto que L7 estaban ofreciendo en el Main 2; pura energía! Aunque nunca he sido muy fan de la banda de Dorita Sparks, hay que reconocerle de que en esta gira de reunión siguen demostrando una actitud increíble sobre las tablas.

A las 18:40h se abría paso una gran leyenda de la guitarra. Miembro fundador de Guns 'n' Roses, Saul Hudson, más conocido como Slash. Con Myles Kennedy de Alter Bridge al micrófono, ofrecieron uno de los mejores shows del fin de semana. Y es que si Slash es una garantía sobre el escenario, lo de Myles Kennedy no tiene nombre!!!. Me arriesgo a decir que Myles es a día de hoy uno de los mejores frontmans del rock. Abrían el show con “You're a Lie” seguida de “Nightrain”, el primer clásico de los Guns en sonar dónde Kennedy soltó su guitarra para dedicarse únicamente a las voces. El Mainstage 1 estaba abarrotado de gente y Slash aprovechó la ocasión para ofrecer un show cargado de temas de Guns and Roses. Nos deleitó con temas como “You Could Be Mine”, “Sweet Child O' Mine” o “Paradise City”, con la que finalizó su actuación.

A continuación pudimos volver a ver sobre el escenario del Hellfest a el trío más barbudo del rock, ZZ TOP, tras su show en la edición del festival del 2013. Dieron el pistoletazo de salida con “Got Me Under Pressure”, para continuar con “Jesus Just Left Chicago”, “Gimme All Your Lovin”, “Sharp Dressed Man”, etc. Para el final se reservaron “La Grange/Sloppy Drunk Jam” y “Tush”; sin embargo en ese momento nuestra misión era otra: coger buen sitio para la actuación de Faith No More en el Main 2.

El cielo en el infierno. Así se podría describir el escenario preparado para la ocasión por Faith No More, y así lo hizo su carismático frontman Mike Patton, quien, de blanco inmaculado saltó a escena al ritmo de “Motherfucker”, primer single de su esperado disco de regreso, “Sol Invictus”. Los estadounidenses interpretaron hasta seis temas de este lanzamiento, cosa que a muchos de los asistentes pudo llegar a parecerles excesivo. De todas maneras, y siguiendo con “Be Aggressive”, el quinteto iba demostrando tema a tema la razón por la que eran uno de los cabezas de cartel del día. Con un sonoro “Fuck the hellfest!”, Patton se dirigió por primera vez al público antes de comenzar a entonar “Evidence”. “Epic” fue una de las canciones más coreadas de la tarde-noche, junto a “Midlife Crisis”. La anécdota del show se produjo cuando Mr. Patton acabó por intercambiarse la camiseta con un segurata tras saltar al foso. Clásicos como “The Gentle Art of Making Enemies” y “Cuckoo for Caca” sonaron en Clisson, antes de encarar la recta final con “We Care a Lot” y el colofón “This Guy’s In Love With You”. Los de California nos ofrecieron, sin lugar a dudas, uno de los mejores shows del festival, sino el mejor.

Tras el concierto de Patton y cía. hubo una sesión de fuegos artificiales, como celebración del décimo aniversario del festival. A continuación era el turno de los Scorpions, otro de los cabezas de esta edición. Habían preparado para la ocasión un escenario perfectamente decorado, sencillo pero a la vez impactante, lleno de destellos y luces brillando a todo tren y con unas grandes pantallas led que no dejaron de proyectar imágenes antiguas de la banda, videos y las letras de sus canciones a modo de película, durante toda la actuación.

Abrieron con “Going Out With A Bang”, tema de su nuevo disco, seguida de “Make it Real”, “The Zoo” y “We Built This House”, de su nuevo disco también. Cuando ya creíamos que las famosas y románticas baladas jamás iban a llegar sonaron “Send Me An Angel” acompañada de la mítica “The Wind of Change”.

Cerraron el show con “Still Loving You” y “Rock You Like a Hurricane” donde el público enloqueció y despidió por todo lo alto a los alemanes, cerrando así un show de casi dos horas.

Tras ver media hora del show de Marilyn Manson, decidimos irnos a descansar a la tienda… sin duda no era la noche del reverendo y no queríamos que nos dejara con un mal sabor de boca después de las grandes actuaciones que habíamos presenciado a lo largo de la jornada.

Domingo 21 de junio

Las fuerzas empezaban a flaquear, por lo que decidimos hacer recortes en nuestro planning y acudir solo a los shows que habíamos marcado como imprescindibles.

La primera banda que vimos fue a Eyehategod, grupo liderado por Mike Williams y Jimmy Bower (DOWN) que venían a presentar su nuevo disco homónimo. Sobre su concierto decir que el sonido no fue el mejor, un tanto aturullado. Además, la banda se mantuvo bastante fría durante el show. Sin duda no será recordada como una de las mejores actuaciones del festival.

Finalizado el show de los de Nueva Orleáns, decidimos sentarnos a descansar bajo la sombra que ofrecía la carpa del Valley, ya que el siguiente “must” que teníamos en la agenda era el concierto de Life of Agony.

LOA empezaron su concierto con la canción “River Runs Red” del disco homónimo (disco en el cual el setlist estaría basado casi íntegramente), con una Mina Caputo que se mostraba totalmente desatada y enchufada y que transmitía toda su energía al público. “This Time” o “Method Of Groove” fueron otros temas que sonaron y con cada acorde que sonaba más crecía la actitud de Mina sobre el escenario, hasta que acabó por bajarse al foso para cantar “Lost At 22” y “Weeds”;tTemas en los que no paró de moverse por todo el foso acercándose a los fans, cantando con ellos, haciéndose fotos con ellos y creando un vínculo de lo más especial. Acabaron el show con “Love To Let You Down” y “Underground”. Un grandísimo concierto con una banda que sonó compacta, aquí cabe destacar a Joey Z a la guitarra, y con una Mina Caputo que consiguió transmitir toda su energía (y os aseguro que es mucha) al público para conseguir que fuese un bolo para recordar.

Tras el concierto de Life of Agony mantuvimos nuestra posición en el Valley, esperando por el show de Saint Vitus. Mientras esperábamos pudimos ver a la propia banda haciendo la prueba de sonido en la cual interpretaron un tema casi en su totalidad. Llegó la hora del inicio del show, que tuvo un setlist centrado en los discos en los que Scott Reagers (cantante original, que se ha reincorporado a la banda debido a los problemas legales de Wino) ha participado.

Por tanto a ritmo de “Dark World” comenzó su actuación que desde estos primeros momentos ya nos hacía a todos cabecear sin parar. “One Mind”, también perteneciente a su disco “Die Healing” fue la siguiente. Podíamos ver a un Scott Reagers muy bien de voz y muy carismático, haciendo bromas en todo momento. Pero sin duda su disco más presente en el setlist fue “Saint Vitus”, el cual interpretaron casi en su totalidad. Temas como “Burial At Sea” con Reagers haciendo ese ruido de cristales con dos botellines de cerveza o la propia “Saint Vitus” fueron de otro mundo. Una auténtica misa fúnebre, una auténtica pasada. Para poner el punto y final al concierto nos llegó el único tema que no sería de la etapa de Reagers; esto es, “Born Too Late”. Que sirvió como un perfecto colofón a un concierto que fue de matrícula de honor.

Tras el concierto de Saint Vitus, solamente quedaba la traca final, el concierto en el que vaciar las fuerzas que quedasen… el concierto de Superjoint Ritual

La banda liderada por Phil Anselmo y Jimmy Bower salió al escenario dispuesta a repartir caña a saco. El setlist se puede resumir en que fue el “Use Once And Destroy” casi íntegro. Eso sí, con parones entre tema y tema para que Anselmo charlase con el público. Éste era su primer concierto fuera de Estados Unidos, en toda la historia de la banda, según palabras del propio Anselmo. El público estuvo entregado durante todo el show, con un pogo constante en las primeras filas. Aunque el descontrol total se acabó viviendo en la parte final del show con temas como “Creepy Crawl” o “Fuck Your Enemy”.

Con el show de Superjoint Ritual finalizaba nuestra tercera experiencia consecutiva en este festival, que como he dicho al principio cada año que pasa mejora más y que hace caso a sus seguidores y busca soluciones a los problemas que se dan o se pueden llegar a dar en un futuro. Agradecer a Roger y el resto de organización del festival por hacernos una vez más sentir como en casa. Esperamos volver el año que viene!!!

Toni Gómez

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal