inicio
Martes, 01 Septiembre 2015 10:11

Azul como el océano

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

L.A. llegó a las azoteas de Live The Roof Madrid para presentar su último álbum ‘From the City to the Ocean Side’ en el Hotel Puerta de América

Cada azotea de Live The Roof es diferente, y la de Madrid en el Hotel Puerta de América puede presumir de una de las mejores vistas del skyline madrileño. Pero unas buenas vistas no se sustentan solas, necesitan del apoyo de una buena selección musical. Por eso, tener a L.A. en formato acústico sentado y entregado a un público íntimo y cercano con semejante telón de fondo hace crecer la experiencia musical hasta nuevo niveles. L.A. pasó por nuestras azoteas el pasado jueves 27 de agosto, dejando caer acordes de guitarra cálidos y voces limpias.

Justo antes del anochecer Luis Alberto Segura, alma de L.A., llegaba al pequeño escenario sin más compañía que su guitarra y una gorra roja que rezaba en grandes letras LIFER (“de por vida” en inglés). No es la primera vez que nos visita, es su segundo año subiéndose a las alturas y parece que su vértigo confeso no ha logrado impedir tenerle un año más. Al principio, centrado en las canciones de su último trabajo, ‘From the City to the Ocean Side’, más adelante nostálgico, rescatando viejos temas.

L.A. se muestra íntimo, apenas un gesto o una mirada entre canción y canción, no hay introducciones que desconecten de la línea emocional del directo. Aunque muy pocas, es inevitable quedarnos con una, la de la canción ‘Stop the clock’, donde Luis Alberto cuenta cómo el mítico tema no puede estar más lejos de significar para él la historia de amor entre Mario Casas y María Valverde en la película ‘Tres metros sobre el cielo’. ‘Stop the clock’ es la historia de su abuela y los días que pasó con ella rodando un videoclip casero y familiar. Y cómo ha tenido que luchar con ese recuerdo para ser capaz de volver a tocarla en directo tras el fallecimiento de ella. Es sin duda el momento más especial de la noche, y se nota en la interpretación del tema. Luis Alberto parece más cómodo que nunca, como si todo quedara en casa, despojado de la coraza al final.

Pero es agosto, y en Madrid hace calor. Por eso el mallorquín imploraba (entre risas) una toalla para refrescarse: “Mola este sitio… ¡pero estoy sudando como un pollo!”. Como resultado: una toalla de piscina. Vuelven las risas. Y la Luna poco a poco hace su aparición, se cuela por la terraza del Puerta de América y se abre el turno de sugerencias. Así es como suenan temas como ‘Do you wanna dance with me again next summer?’. Momentos que aprovecha para cerrar los ojos, quizá para no perder la concentración. Demasiado tarde… L.A. se equivoca y opta por improvisar vocalmente, la gente responde con aplausos: “Bueno, dicen que equivocarse nos hace más humanos, ¿no?”.

La velada se divide en dos partes, y tras un breve descanso regresa un nuevo Luis Alberto. Ya sin gorra y siendo noche cerrada las luces de la ciudad acompañan los acordes de ‘Pictures on the wall’. Y así, tras más de hora y media de concierto se confirma la existencia de una conexión especial entre público y artista. Los primeros acompañan al segundo con palmas en cada tema hasta el final, justo después de anunciar ‘Revolutionary Disguise’, tema con el que acaba y hace que todos bajemos a tierra firme, a la ciudad. Tras bañarnos en el océano azul que es el cielo de Madrid.

 

 

Texto: Noelia Salcedo @misitinerarios

Fotos Anna Mets @poppiefresh

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal