inicio
Domingo, 30 Agosto 2015 12:02

Zahara en Live The Roof Málaga

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Ya era de noche cuando Zahara se subía a una de las últimas azoteas de este verano en Live the roof. Alrededor de una hora después del comienzo previsto, la jinense salió al escenario entre aplausos y gritos de halago, como siempre que pisa esta ciudad.

Comenzó con La Gracia, canción que abre su último disco (Santa) con un juego de voces espectacular por parte de Sergio Vera, técnico de sonido y encargado de jugar con sus aparatitos electrónicos para hacer que aquello nos dejara boquiabiertos a todos.

Siguió con La mujer América y General Sherman, recordando aquel maravilloso disco La pareja tóxica y dando paso a El deshielo, donde pedía ayuda para los últimos coros entre bromas y risas.

Como ella misma dijo, la primera parte del concierto se centraba un poco más en lo triste, en el amor que te deja un poco tocada, en lo bonito. Pasaron por el setlist El frío, En la habitación (y nos sacudió un poco la nostalgia) y continuó con la versión preciosa de Lucha de gigantes, donde todos los asistentes cantaban intentando no hacer mucho ruido por no molestar.

Bajo el lema: "no siempre he estado triste, hubo un tiempo en el que era feliz y escribía canciones sobre follar", le tocaba el turno a una de las canciones más bonitas de su carrera. A guitarra desenchufada y entre el público, empezó a cantar Olor a mandarinas, donde la gente reía y alucinaba con la espontaneidad que era capaz de desprender esta chica.

Ya de nuevo en el escenario, tras este viaje por dos mil nueve y Fotolog, se atrevió a explicarnos con una refinada ironía, el significado de Int. Noche, donde, resumiendo, decía que habla de 'cuando lo quieres dejar y se te adelantan'.

Con un repertorio que giraba -principalmente- en torno a Santa, un poco a La pareja tóxica y otro poco a La fabulosa historia, cerraba la primera parte del concierto, prometiendo a los asistentes que ésta sería mucho más feliz.

Y no mentía. Volvió arrancándonos unas risas, versionando Billie Jean e incluso Cuéntame -canción de la cabecera de la mítica serie, claro- dejando paso a Funeral, Hágase tu voluntad y Crash, donde, indudablemente, demostraba que ella también podía ser feliz y hacer bailar.

Llegaron los agradecimientos: a Sergio Vera, a sus padres, que estaban entre el público, y a los asistentes, dando gracias de que esto fuera creciendo cada vez más.

Despertó su furia con Camino a L.A, contándonos la historia que había detrás de aquella letra y con un show psicodélico más que admirable.

Tras un bis y entre anécdotas de ferias albaceteñas, de señores de pueblo, amigas y alcohol, sonaba Caída libre, canción con coreografía incluida y que hacía bailar hasta a los que estábamos sentados.

Y de nuevo con guitarra desenchufada y paseándose por la azotea, Zahara se despidió de Málaga con un popurrí de Merezco, Pregúntale al polvo, No puedo vivir sin ti, del maravilloso Coque Malla, y Creep, de los grandísimos Radiohead, cerrando la noche por todo lo alto y dejándonos con ganas de más.

Como cada vez que vamos a ver a Zahara, no sabemos con qué nos vamos a encontrar: un show musical o uno cómico. O una maravillosa mezcla de las dos cosas. Y eso es, posiblemente, lo que más nos guste.

 

Por Nazaret Alfayate
Fotos: Daniel Fernández

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal