inicio
Lunes, 02 Junio 2014 22:43

Viaje al Futuro con Toulouse y Niños Mutantes

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)

El pasado viernes los Niños Mutantes presentaron su último trabajo El futuro en la Sala El Tren, muy bien acompañados de Toulouse. No era la primera vez que compartían escenario, en el festival Alhambra Sound, Granada también tuvo la suerte de disfrutar de estas dos bandas el mismo día.  Unos meses más tarde, pasado, presente y futuro de la música granadina vuelven a deleitarnos con sus canciones.

A las 21:25 horas los chicos Toulouse salieron al escenario con uno de sus temas más cañeros, Golpe en la mesa. Aunque aún no había demasiada gente en la sala, el público estaba muy animado desde el principio, ya que tanto aquellos que somos seguidores del grupo, como aquellos que los veían por primera vez disfrutamos de lo lindo. Toulouse incluyeron en su repertorio temas de su disco Serendipia como MPLP, John & Yoko y La Isla, pero también aprovecharon para tocar algunas canciones nuevas como El príncipe y la corista o Hasta que el mundo deje de girar, dejándonos con muchas ganas de más novedades de uno de los grupos jóvenes de Granada que más está dando que hablar.

En la recta final de Toulouse, las luces de la sala se apagaron para presentar uno de los mayores éxitos del grupo, porque “hay cosas que se hacen mejor A oscuras”. Finalmente, pasadas las 22 horas y tras 40 minutos de concierto, se despidieron con Todo cambia y un “gracias, estar aquí esta noche es un regalo para nosotros” que, sin duda, era recíproco.

Algo más tarde, a las 22:35 con una sala llena y expectante, los Niños Mutantes arrancaron su viaje al Futuro con Todo va a cambiar, Boomerang y Santo Domingo. Con sólo tres canciones ya habían puesto la Tren patas arriba, y tras saludarnos diciendo: “Buenas noches Granada, queda mucho camino para el futuro, muchas gracias por acompañarnos” la fiesta continuó con más temas “futurescos” y potentes; Santo Domingo y Robot, canción que enlazaron con mucho arte con el estribillo NeverEnding Story.

Tras escuchar algo de El Futuro, llegó el momento de viajar por un momento al pasado, primero al pasado más reciente de Náufragos, del que rescataron la maravillosa Caerán los bancos, que dedicaron a “a toda esa gentuza” y Empezar de cero. Entonces retrocedimos aún más en el tiempo, hasta los comienzos de la banda. Aprovecharon para recordar aquellos primeros bolos en salas más pequeñas, como Planta Baja, Peatón o la antigua Distrito, desconocida para los seguidores más jóvenes de la banda. De esta primera etapa rescataron el que fuese su primer single, Katherine, y que dedicaron a los mutantes más antiguos, a los que “han estado ahí desde el principio”.

Nuestro viaje por el tiempo continuó algo movidito y sin parar de bailar, pero sin turbulencias; desde temas más antiguos como Florecer, sin olvidar otros más recientes como Barronal o El circo, o, como explicó Juan Alberto “eso que se pone al lado del Hipercor”. No faltaron algunas de las canciones más queridas y potentes de Las noches de insomnio, como Días complicados o Quiéreme como soy, ni aquellas que abren y dan nombre a su anterior largo, La puerta y Náufragos.

También hubo tiempo para mirar el presente, rescatando una canción y dedicándosela a uno de los personajes más polémicos de estos días. Y es que los mutantes aprovecharon para dedicar uno de sus mayores éxitos a Arias Cañete, nada más y nada menos que Te favorece tanto estar callada.

Antes de dejar el escenario, Granada se dejó la voz con Hermana mía, Hundir la flota y Huesos, temas en los que la banda se lució, no sólo por la calidad de su interpretación, también por la pasión que muestran sobre el escenario y la gran complicidad presente entre músicos y público.

Ya era casi media noche, pero el viaje aún no había terminado. Entonces, Nani volvió solo al escenario para agradecer al público granadino su cariño, y explicar que “siempre es un placer tocar en casa”. Aprovechó para recordar que la fiesta continuaría después del concierto en Polaroid Club, donde ellos mismos serían los encargados de amenizar la velada con más música, esta vez desde las cabinas. Por último, preguntó quiénes habíamos participado en el concurso del dibujo que hizo mi hija Daniela y aprovechó para saludar al profesor de la niña, que estaba presente en el concierto.

El resto de la banda volvió al escenario entre risas, y Juan Alberto con una camisa diferente: “Es que Andrés me ha roto la camisa” explicó. El viaje ya estaba llegando a su fin, pero no por ello los mutantes redujeron velocidad, sino que aún quedaba lo mejor: el sprint final. Comenzaron a ritmo de No puedo más contigo, aumentaron intensidad con la enérgica Noches de insomnio, y dejaron el escenario tras el que ya es todo un himno, Errante. Apenas un minuto más tarde, a las 00:15, Niños Mutantes volvieron para despedirse definitivamente con La voz, como no podía ser de otra manera. Así, después de tanta energía y tanta música, Granada volvió al presente con las gargantas y los pies doloridos, pero con una sonrisa en la cara. Fue uno de esos viajes que nunca se olvidan.



Por Esther S. Gómez Anguita @chicadetirso

Fotos de @Juankipua

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal