inicio
Martes, 13 Mayo 2014 09:52

Vetusta Morla no navegan precisamente a la deriva…

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)

El pasado viernes 9 de mayo, de la mano del 25 Guitar Festival Bcn, desembarcaba en la Sala Razzmatazz de Barcelona la gira “La Deriva” de Vetusta Morla en una noche llena de emociones encontradas.

Empezaré esta crónica confesando que cometí un error. Cometí el error de desconfiar de Vetusta Morla.

Mi relación con los madrileños siempre ha sido algo dispar. Es una historia de amor/odio (sin llegar nunca al odio) sumida en un mar de altibajos. Pese a que me enamoraron como nunca con su anterior trabajo, “Mapas”, durante este último letargo de la banda algo parecía haberme desconectado por completo de ellos. Tenía sus discos olvidados en un cajón y nunca encontraba el momento de desempolvarlos, volverlos a hacer sonar y encajarlos de nuevo en mí día a día. Cuando publicaron “La deriva” ni siquiera sentí la necesidad de escuchar el disco. Con los días, fruto del recuerdo de aquellos directos que me habían dejado embobada en el pasado, decidí darle una oportunidad y aunque no me disgustó lo que escuché, en un primer momento, tampoco me hizo sentir nada que me devolviera aquella conexión que sentía con sus anteriores trabajos. Con el paso de los días y las escuchas empezaron a llamarme la atención ciertas letras, ciertos matices… Aún así, el pasado viernes me planté frente a la puerta de Razzmatazz cargada de dudas e inseguridades - ¿Habré hecho bien? – con el fin de descubrir, de una vez por todas, si mi desconfianza hacia Vetusta Morla tenía o no fundamento alguno.

Eran cerca de las diez cuando la luz de la sala se atenuaba para dar paso a la actuación de los de Tres Cantos. Abrían con ‘La deriva’ y mis dudas se iban disipando a cada verso, a cada golpe de baqueta, a cada acorde de guitarra… Al inicio de ‘Fuego’ ya tenía clara una cosa: ¡había hecho bien!

Vetusta Morla son una banda de directo mágico, hechizante… y a mí me tenían completamente ganada con un solo ‘Golpe maestro’. A mi alrededor, una sala Razzmatazz llena hasta los topes (las entradas llevaban agotadas desde hacía meses) se dejaba llevar, extasiada, al ritmo de ‘La mosca en tu pared’. Barcelona estaba sedienta de Vetusta Morla y con ‘Lo que te hace grande’ y ‘Un día en el mundo’ el público estallaba en una jauría de gritos convirtiendo este momento en un auténtico karaoke.

Hubo tiempo de repasar gran parte de su discografía en los 20 y tantos temas que la banda desgranó sobre el escenario. No faltaron grandes clásicos como ‘Copenhague’, ‘Valiente’ o ‘La cuadratura del círculo’ ni esas nuevas canciones que ya se han hecho un hueco en nuestras cabecitas. Esas que no podemos dejar de tararear: ‘La grieta’, ‘Tour de Francia’, ‘Una sonata fantasma’…

‘Fiesta mayor’ hacía gala de su nombre y convertía Barcelona en eso mismo, una auténtica fiesta, demostrando que Vetusta Morla están por encima de etiquetas y comparaciones varias. Que no necesitan timón ninguno puesto que su carrera no anda precisamente a la deriva.

Tras ‘Sálvese quien pueda y ‘El hombre del saco’ el broche final llegaba con ‘Los días raros’, un tema que a muchos nos remueve por dentro. Con la lagrimilla apunto de aflorar despedíamos a Vetusta Morla entre aplausos y vítores tras un concierto enérgico, lleno de fuerza y sentimiento. Una montaña rusa de emociones capaz de lanzarte de lo más alto a lo más hondo con solo una canción. Con la promesa de no volver a dudar ni desconfiar de ellos emprendía el camino de vuelta a casa con la mente puesta ya en la próxima fecha que cruce mi destino con estos chicos de Madrid.

Texto: Bitta, @SorBittadelimon

Fotos: Dolo, @dolopb

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal