inicio
Martes, 19 Noviembre 2013 11:44

Andrés Suárez cuelga el cartel: " no hay entradas " en La Riviera

Escrito por 
Valora este artículo
(8 votos)

CRÓNICA _ Andrés Suárez llena la Riviera de aires de mar, sal y música

2.500 personas. Era la cifra clave y la que se alcanzó el día anterior al concierto. Con La Riviera llena, Andrés Suárez vivió, la que calificó durante todo el concierto como, la mejor noche de su vida. Llevaba casi siete meses sin tocar en Madrid y el calor del  público creó una esfera mágica que, desde el principio, consiguió hacer acogedor un lugar frío y llenó de mar, sal y buena música las más de dos horas de concierto que Andrés regaló el pasado 21 de noviembre.


Muy nervioso, empezó con un No te quiero tanto que desmereció un poco por la mala acústica de La Riviera, inconveniente que, pasadas dos canciones, supo suplir su exigente técnico de sonido que consiguió superar el reto que suponía sonar bien en la Riviera. A media estrella consiguió caldear el ambiente y Andrés, que repetía irónicamente que casi no estaba nervioso, logró que las lentas Esta vez, si puedes junto con Piedras y charcos, Imagínanos y Hay algo más (dedicada a los bares más relevantes de su carrera como el Barcelona 8, Libertad 8 o Galileo Galilei) no pareciesen fuera de lugar en La Riviera aunque, como opinión personal, siempre luzcan más en un teatro o en una sala tipo auditorio: Andrés es un artista que merece un patio de butacas con una calidad de sonido perfecta.

Los ánimos iban subiendo, y las canciones fueron tomando más y más emoción. Vuelve y Más de un 36 precedieron a la animada Así fue. Tras ésta se retiraron los músicos y quedaron sobre el escenario únicamente Andrés Suárez y Alfonso Pérez, el director musical de Moraima y reencuentro clave en la vida musical del cantante. Ambos se marcaron un Benijo perfecto, en el que Suárez terminó de perder todos sus nervios.

La banda volvió a la tarima y todos juntos siguieron subiendo el listón con Aún te recuerdo, instrumentalmente maravillosa y Si llueve en Sevilla que, si bien no se encuentra en ningún disco de estudio, fue cantada como cualquier otra por el público. Público que aplaudió la protesta de Andrés, que reclamaba que los menores, de los que habló en Seis caricias, pudiesen entrar en sus conciertos. A día de hoy consiguió que el público se arrancase a cantar, y Andrés presentó al bandón, formado por Andrés Litwin a la batería, Pipo a la guitarra, Luismi Baladrón al bajo, Alfonso Pérez al piano, Marino Sáiz al violín y un gran Andrés a la voz y a la guitarra electroacústica, su fiel compañera desde hace once años.


Uno de sus primeros éxitos (allá por cuando le veíamos en grupos de 20 y en locales pequeños de Madrid), La vi bailar flamenco, comenzó la primera despedida, a la que siguieron la aclamada 320 días y Necesitaba un vals para olvidarte. Andrés no paró de repetir, antes de abandonar el escenario, que esa noche estaba siendo la mejor de su vida. Cuando salió tras la cortina los 2.500 sabíamos que no se quería ir, y sabíamos también que iba a volver para regalarnos Perdón por los bailes (quizá demasiado larga, pero todos entendemos que Andrés no quería que esa noche terminase, y no nos importó), Números cardinales y el fin de fiesta con Lo malo está en el aire, que mostró a un Andrés igual de nervioso, eufórico y feliz que al principio del concierto.

Las dos horas y alrededor de veinte minutos que duró la noche dejan claro que hay diferentes tipos de artistas. Y da gusto encontrarse con personas tan motivadas, tan perfeccionistas y tan agradecidas. Andrés Suárez siempre, y digo siempre porque ya son casi cuatro años siguiéndole la pista, deja un buen sabor de boca y contagia esas ganas de querer volver a verle, pronto. Y, a poder ser, en un teatro.

Por @sarapanizo

Fotos por @aletheia13

PREVIA

Andrés Suárez y Moraima volarán alto el próximo jueves en La Riviera

Andrés Suárez se reencuentra con Madrid el próximo jueves 21 de noviembre, y lo hace por todo lo alto. La Riviera, una de las salas más importantes de la capital, acogerá la cita que traerá Moraima a Madrid por segunda vez, tras la gira previa de presentación.

Este recital, muy esperado por el amplio aforo con el que cuenta la localización (2.500 personas), pondrá a prueba la acústica de La Riviera y la pericia de la banda que acompaña a Andrés en sus conciertos. Los músicos habrán de igualar y superar en calidad a la exquisitez que supone que Moraima haya sido un disco en directo, con unos arreglos bien ejecutados y unas mezclas que han supuesto un éxito no únicamente de los conocidos temas del cantautor: la crítica ha alabado la postproducción, la acústica y la armonía del álbum, que en su conjunto supone un deleite para los oídos del oyente.

Andrés Suárez, originario de Galicia pero viejo conocido de locales de conciertos de Madrid como Galileo Galilei o Libertad 8, ya demostró hace tiempo que el día que cogió su guitarra y vino a Madrid y al panorama musical español, lo hizo para quedarse. El próximo jueves se escribirá un nuevo capítulo en la historia de este músico, que no ha hecho más que empezar.

Por Sara Panizo @sarapanizo

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal