inicio
Lunes, 05 Agosto 2013 13:35

FIB 2013

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Las previas habían sido tensas por el consabido montaje tardío, y las dudas en la celebración del evento, todo eso hizo que pisáramos el recinto de conciertos de Benicassim con mas fuerza aún si cabe.

Entramos con el concierto Toundra ya avanzado, pero con el suficiente tiempo de ver que funcionan como una apisonadora en cualquier recinto en el que estén, atronando durante la escasa media hora de la que dispusieron.

Los castellonenses Pleasant Dreams inauguraron el escenario Trident Senses descifrando ese gran disco que es "Hacia los bosques del sur", aunque tuvimos poco tiempo para disfrutarlos como merecían.

La Roux, con el sol aún haciéndose notar en el Escenario Maravillas, y animando al personal con "In for the Kill" sirviéndonos de animado puente a lo que la cerrada noche  nos iba a traer.

La experiencia en festivales me ha hecho ver que no todo lo mejor pasa en el escenario principal, este hecho nos hizo abandonar los ritmos bailables para adentrarnos en el bloque sonoro que conforman And So I Watch You from Afar que hicieron de la intensidad su arma, y que con su virtuosismo se metieron al público en el bolsillo a base de temas como "Big Thinks Do Remarkable", el momento perfecto para empezar a saltar sin parar, sin duda uno de los conciertos a destacar.

Y tras tal descarga nos fuimos a ver a los Beach House, hicieron su show sin más, nunca fui gran seguidor de sus discos y su directo no hizo más que darme la razón.

El sonido en el Maravillas no llegó a crear esas atmósferas sonoras por las que tanto son ensalzados, y sin ellas son incapaces de crear el climax propicio.

Y siguiendo con el comentario anterior sobre los escenarios no principales nos marchamos a ver el FIESTÓN (en mayúsculas) que tenían montado Rudimental, poco tiempo tuvimos, pero podemos asegurar que fue el concierto de mayor conexión entre público y artista. Versionando el "Ready or Not" de The Fugees y haciendo una "Feel the Love" alargada hasta el éxtasis colectivo, con todo su arsenal de instrumentos de vientos y programaciones y una entrega desmesurada por parte del público para finiquitar de la mejor manera posible un genial concierto.

Uno de los grandes del cartel reclamaba nuestra presencia, Queens of the Stone Age, sonaron potentes y certeros, arrancando con "Feel good hit the summer" y no mucho más tarde recibieron la primera aclamación popular con "No one knows". Mucho peso de su nuevo álbum "Like Clockwork" mezclando los medios tiempos de "The Vampyre of time and Memory", para desacelerar el arranque sónico, y volver a la carga con "If I Had a Tail" y ya no tener respiro hasta el extenuante final de concierto con "Go with the flow" y "Song for the dead". Supieron darnos lo mejor de ellos mismos.

También nos dio tiempo de inaugurar el Jack Daniel´s Stage para visitar a nuestros paisanos All La Glory, y nos bastó con escuchar "Stay Gold", casi a solas, y ver como poco a poco la carpa se llenaba al escuchar las convincentes canciones de los sevillanos.

Y para cerrar la jornada del Jueves (que fue, con diferencia, la que menor público congrego de todo el fin de semana) nos fuimos a disfrutar de Hurts y su elegante pop de sintetizadores, pero que tras la descarga de los QOTSA tenían difícil poder salir vencedores.

El viernes comenzamos con el pop fresco y brillante de los escoceses Attic Lights que a base de melodías refrescaron el calor existente. Ideales para ir arrancando.

Los jovencísimos Alba Lua inauguraron el Trident Senses con una música de esa que gusta paladear, de coros angelicales y radiantes guitarras. Con "Alegría" a la cabeza de sus composiciones, coreable sin parar.

Volvemos al Maravillas para ver al californiano Hanni el Khatib, que descargó a base de riffs su rock garajero, de ejecución ejemplar y alto voltaje.

Primera parada en el escenario Pringles Fib Cub para ver ligeros retazos de Echo Lake con la prevalecía de los teclados y su voz angelical, el día de hoy fue un poco de picar en todo lo que se podía, esperando ver la actuación definitiva.

The Riptide Movement conectaron con el público en su actuación, a base de riffs en conjunción con  la ronca voz de su cantante.

GuadalupeY en este punto hicimos un paréntesis para ver el concierto completo de Guadalupe Plata, fue como volver atrás en el tiempo, estar en un pequeño FIB en el que la mayoría era española. Todos los que estábamos allí sabíamos a lo que íbamos (algún guiri perdido que quedo prendando por el blues del pantano). Como siempre, Perico demostrando su virtuosismo a las cuerdas, y su sentimiento desgarrado en la voz. "Lorena" "Baby, me vuelves loco""Rata" mucha tralla para no parar de moverse. Hasta el batería, que tenía un par de dedos vendados, no quiso perderse ser parte del espectáculo y cumplió a pesar de las circunstancias.

Un par de temas de Fira Fem en la carpa, dejándonos con ganas de más, pero teníamos muchas ganas de ver a Hola a todo el mundo y ver como se les daba un festival grande como el FIB.

El sonido no les acompañó en exceso y no pudieron recrear fidedignamente la perfección sonora de "Ultraviolet Catastrophe" aún así el concierto superó a la media e hizo hipnotizar a la buena panda de asistentes, especialmente con esa joya que es "They took me to the top of a mountain"

El cabeza de cartel del viernes era Beady Eye, el pequeño de los Gallagher empezó como un cohete con el que seguramente sea su mejor tema "Flick of the Finger", ideal para comenzar. Luego se fue perdiendo en esas canciones cumplidoras pero sin alma que inundan el repertorio de su grupo. No fue hasta las dos versiones que hace de Oasis "Rock N Roll Star" y "Morning Glory" donde la locura se desató y dejo los mejores momentos de su actuación. Hay que juzgarlos como un grupo que está empezando (aún con la arrogancia de un Liam que va perdiendo voz por momentos) y, como tal, no aportan nada interesante en este momento.

Y volvemos a ver a otro mito viviente, en este caso Johnny Marr (The Smiths) que acaparó un buen número de asistentes en el escenario secundario. A diferencia de Liam, el sigue creando discos más que correctos, aunque evidentemente los momentos álgidos se vivieron en las reinterpretaciones que hizo de las canciones de The Smiths ("Stop me..","Bighmouth Strikes Again","There is a light.."). Ya se sabe eso de que cualquier tiempo pasado, siempre fue mejor.

Y nos fuimos a ver el mejor concierto que dio el Escenario Maravillas en todo este FIB.

Primal Scream fueron los vencedores, con un set lanzado desde el comienzo con "Movin´on up" y "Swastikka Eyes" para arrancar, con la banda sonando increíble y Bobby haciendo de showman perfecto, flotando sobre el escenario y haciéndonos flotar.

Momentazos como "Country Gir" alargada y coreada hasta el fín y "Rocks" para rematar un concierto simplemente memorable.

El sábado estábamos ya preparados para el comienzo de los vascos Smile en el Maravillas, que encendieron al escaso público que a esas horas andaba en el recinto que un folk-rock de ejecución precisa y estribillos coreables, pero poco tiempo tuvimos para ellos puesto que nos dirigimos a ver a la incomparable Soledad Vélez.

Ésta era una oportunidad única de verla en formato trío (incluyendo la batería entre su habitual instrumentación) y siempre es un placer disfrutar de esa voz oscura que se adentra sin soltarte. Bien es cierto que el formato "gran festival" no ayuda a descubrir todos sus matices, pero aún así estuvo espectacular como acostumbra en "Don´t worry Babe" y el cierre con "Spectrum".

The Courteeners destilaron su rock de kilates a través de su nuevo álbum "Anna" con temas con personalidad como "Lose Control".

Y sin mas dilación Miles Kane saltó a la palestra entregándose en cada segundo de su actuación, intenso y de ejecución impecable. Navegando a través de sus dos discos y evidentemente dejando para el final su hit "Come Closer" que fue coreado por todos, uno de esos momentos a recordar.

La vena patria volvió a tirarnos hacia el escenario Pringles, para, al menos, ver un rato a Bigott y comprobar que su genial locura sigue dando momentos como ese "King of Demo" y esperando una mejor ocasión para centrarnos en todo su repertorio.

Otro de los platos fuertes nos esperaba, y no podíamos perdernos un solo segundo. Los Arctic Monkeys aparecieron con las letras A M acaparando el fondo del escenario y sonando correctos, pero con esa falta de pegada que da la compenetración y entrega con/para el público. Soltaron su discurso y sólo fueron capaces de enfervorecer en "I bet you look good on the dancefloor" y el bis que incluyo "505" tocada junto con Miles Kane.

Lo  contrario a la actitud simplona de los Arctic ocurrió con Kaiser Chiefs. Todo un showman, metiéndose al público en el bolsillo a base de saltos, interacción y hasta una subida a través de la estructura hacia lo alto del escenario.

"Ruby" como exponente del karaoke británico, pero sin desmerecer al resto. Concierto completo que dejó extasiado al personal.

Domingo y último día. A priori no tenía demasiadas esperanzas en que me brindará nada especialmente relevante el día, pero como siempre, todo cambia inesperadamente.

El día con más calor de todo el festival nos dejó a Deap Vally con su estética White Stripes (dos chicas, guitarra y batería) y soltando durante media hora trallazos sin parar.

Ni el calor (33º, 7 de la tarde) consiguió disuadir a la masa que se acercaba sorprendida por tal descarga de energía,"Baby I call Hell" como referente y una voz desgarradora. De lo mejor del festival, sin duda.

Palma Violets derrochó actitud punk a través de su bajista y  para golpearnos con "Best of friends" y demás píldoras semi-garajeras de su disco debut.

Hicimos un pequeño receso y pudimos ver a Jake Bugg jugándose un ping pong en la zona VIP, es algo lógico derivado de sus 19 años, lo que no era nada lógico es lo que vimos después. Que un chico con su edad controle de tal manera los tempos, y sea capaz de mostrar esa seguridad en si mismo y transmitirla a más de veinte mil almas que tenía pendiente de el, toda una experiencia que hará que si sigue así pueda convertirse en una leyenda. Ver como todos los británicos coreaban cual religión ese trío genial que es "Lighting Bolt","Taste it" y "Broken" son de esas cosas impagables.

Y después de tan buen sabor de boca, tuvimos algo aún mejor. Woodkid en el Tident Senses. Mi primera impresión es que estaba ante el hijo bastardo de una relación entre Fanfarlo y Anthony & the Johnsons.

Sección de vientos, teclados y dos percusionistas, aderezados por un juego de luces y proyecciones a la altura de la música y esa voz tan sugerente. "Run boy Run" y "Iron" como estandartes para erizar la piel, cerrar los ojos y dejarte llevar. Sin duda éste fue el concierto del festival.

Tras tal descarga de emotividad nos fuimos a Black Rebel Motorcycle Club, que demostraron estar plena forma, aunque fueron el grupo que menos público congregó de los llamados "grandes". Ellos se lo perdieron, fue rock ejecutado de forma magistral y sin mas aditivos.

Azealia Banks canceló unas horas antes, y en su lugar pusieron a Aluna George en un horario de "máxima audiencia". Aunque quizás aún le quede mucho para poder llenar un escenario con su sola presencia, bien es cierto que consiguió encender al público (aún había algún rezagado esperando encontrase a Azealia).

De camino a ver a The Killers, pasamos por delante del escenario Pringles y tuvimos que pararnos para ver como Dorian bordaba ese tema descomunal que es "Verte amanecer" cualquier otra cosa que hubiéramos hecho hubiera sido un sacrilegio.

Y así nos presentamos a ver el último gran concierto, The Killers. Brandon Flowers salió disparado, directamente soltando "Mr. Brightside" y preguntándonos si estábamos preparados para lo autentico.

"Human" sólo con piano como intro de uno de sus temas, karaoke perfecto, aunque después la recuperarían con todo su arsenal.

Y para terminar el espectáculo "All These Things That I've Done", alargada hasta el éxtasis en una explosión de confetti, que quedó como antesala del bis que se marcaron, con Brandon con una camiseta que indicaba VINCE (¿apoyo al dueño del FIB?) y que terminaron con "When you were young" y fuegos artificiales. Increíbles.

Fue un FIB intenso en el que al recapacitar tenemos que darnos cuentas que a pesar de las vicisitudes, de que esté lleno de ingleses y de que el espiritu no sea para nada el de sus comienzos (es evidente), TODOS estamos allí por lo mismo, lo que nos mueve es la MÚSICA y eso no debería de parar ni aquí ni en ningún lado.

¡Esperemos poder celebrar la música en el vigésimo aniversario del FIB en 2014!


Por @MrHiperbole

Fotos: Valentina Ricci

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal